lunes, 30 de julio de 2012

La horda maldita (1933) - Henry Hathaway

Otros de los iniciales ejercicios del buen realizador yanqui Henry Hathaway, serían ocho en total esta serie de filmes de muy breve duración, siempre bajo la producción de la Paramount, y siempre materializando adaptaciones de novelas de Zane Grey. En esta oportunidad, Hathaway realiza una segunda versión de la obra, también conocida como Estampida de Búfalos, la primera sería dirigida por William K. Howard en 1925. Es la historia de unos cazadores yanquis de búfalos, en territorio del inacabable desierto norteamericano, que cazan a los bravos mamíferos, pero que verán entorpecida su labor por un lugareño que roba los cargamentos del animal, haciendo aparecer culpables a los indios comanches. El villano incluso raptará a una bella jovencita, y esto le enemistará con uno de los cazadores perjudicados, desatándose persecución por la fémina, y un eventual enfrentamiento contra loa salvajes indios. Sin volver a repetir la relativa brillantez de otros ejercicios dentro de la línea descrita, esto es, sus primeros filmes, la cinta se siente que se ahoga en excesivos facilismos, y su excesivamente reducida duración atenta por momentos contra su concisión, aunque sean estos ciertamente defectos que no se le puedan atizar en demasía a una cinta de bajo presupuesto. Vuelve a reclutar Hathaway al tándem de actores que por entonces le eran frecuentes, el recordado Randolph Scott, Noah Beery siempre como el villano, y Harry Carey como camarada del héroe, símiles funciones a las vistas en El hombre del bosque (1933).

        



En el otoño de 1874, en el desierto yanqui, la escasez de dinero hace que los lugareños se vuelquen en la cacería de búfalos, su piel es buscada, lo que los lleva también a invadir territorio de indios. Clark Sprague (Carey) es uno de los comerciantes de pieles, con su socio Jud Pilchuk (Raymond Hatton), ambos hablan de la intervención de quien se cree es un ladrón de pieles. Aparece el ladrón, que sí es tal, se trata de Randall Jett (Beery), que con sus colaboradores, se visten de indios, y agravian una delegación de Sprague. De esto se enteran los socios, y Tom Doan (Scott), colaborador suyo que está enamorado de Milly Fayre (Judith Allen). En su campamento, Jett reparte botín, está también su vieja mujer, Jane (Blanche Friderici), que mangonea, pero es Randall quien lleva la batuta. Milly es su hijastra, el villano Jett se siente atraído por ella, despertando celos en Jane, mientras celebra lo bien que ha ido su última incursión de robo de pieles, pero después, en otro eventual robo a Sprague, Doan estorba su actividad.



Tom, enamorado de Milly, pretende casarse con ella, para disgusto de Sprague y Jud, que de hacerlo, lo sacarían de la sociedad. Pero la noche de la boda, Jett y los suyos raptan a Milly, y cuando Doan intenta rescatarlo, es herido por Randall. Los ladrones se dirigen al Rio Rojo, a donde los sieguen los tres todavía camaradas. Mientras Tom se va recuperando, en el camino cazan también búfalos, a la vez que avistan grupos de comanches. Durante su cacería, desvían el rumbo de una manada de los animales, que se desvían hacia el campamento de Sprague, resultando agraviado su grupo de carromatos. Tras esto, los perjudicados indios declaran la guerra a los blancos, suenan tambores de guerra, mientras Sprague no duda ya que Jett es quien robaba las pieles, se avecina el enfrentamiento. En el clan Jett, la desquiciada Jane elimina a unos insurrectos, que pretendían robar el botín, y luego, celosa, elimina al propio Jett, escapando Milly. Tras severo enfrenamiento con los indios, los derrotan los blancos, vuelven victoriosos a sus carromatos, con la rescatada Milly.






Se materializa de esta forma un filme que se siente innegablemente emparentado con otro ejercicio de esta etapa del realizador, la citada El hombre del bosque (1933), que es, admito, la única película que he visionado de las ocho que conforman ese mini ciclo, aparte de la comentada en este artículo. Ese emparentamiento se siente desde el tratamiento, el producto audiovisual final, los paisajes, y el aspecto sonoro, el canto de las aves, ambos recursos esgrimidos también en la cinta citada, pero que en esta oportunidad, más endeblemente ejercidos, no tienen el mismo efecto. Adviértense, asimismo, repitentes figuras, que, muy probablemente obedecen al texto primigenio, como el personaje de la vieja celosa y posesiva, además de la naturaleza, en esta ocasión un búfalo, en el otro filme, un puma, pareciera, especialmente por el primer caracter descrito, que fuesen personajes fetiche para el autor, Zane Grey. Ahondando en el aspecto de la naturaleza, aparte del trabajo paisajístico, algunas escenas destacan de los salvajes búfalos corriendo poderosamente en manada, arriesgadas y notables tomas especialmente dignas de alabanza por la dificultad de trabajar con semejantes animales, y hacer una secuencia con el filme coherente, similar al puma en el otro trabajo. Se refuerza así esa arista inicial del realizador, trabajo con fieras, son correctas y apreciables secuencias, aunque ciertamente, como el filme mismo, se siente una verdadera pena que sean tan sucintas, es como si no se hubiera sacado todo el rédito de otras ocasiones, quizás menos complicadas y temerarias. Agrega el cineasta en esta oportunidad otro elemento indispensable de todo buen western, los indios que se enfrentan contra blancos, cobran mayor injerencia, aunque se ahogan en lo efímero del filme todo. Discreto ejercicio, bastante inferior a otros trabajos del mismo director y de su misma etapa, filme lastrado por su excesivamente corto metraje, que quita solidez narrativa e interés, sus simplismos le acaban condenando.

          

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Posicionamiento Web Perú