martes, 29 de mayo de 2012

La que no quería morir (1958) - Robert Wise


Intenso drama el que se presencia en este filme, atractivo y poderoso, que se basa en la verídica historia que un periodista afirma haber recopilado con la mayor verosimilitud que sus condiciones le permiten. Es la historia de una prostituta, hermosa mujer de más que dudosa moral y estándares sociales, que desafía todo estatuto y convencionalismo social, pero que se ve en kafkiana situación cuando se le acuse de un asesinato, algo que, ni por error cometió. El filme pues será una revisión a las vivencias de la desafortunada mujer durante sus últimos días de vida, batallando por liberarse de la falsa imputación, sus relaciones con sus camaradas del bajo mundo, así como comedidos personajes, políticos, reporteros entre otros. Humano filme, que desafía al televidente a singular debate, pues es ciertamente una mujer de moral reprobable, pero jamás culpable de lo que se le acusa, desembocando todo en una injusta ejecución. La encargada de protagonizar el filme sería Susan Hayward, merecidamente oscarizada por su intensa y magnífica interpretación de la recia e indomable mujer, que finalmente doblará las rodillas ante la manipulada justicia. Muy atractivo filme, de gran dirección por un personaje harto ducho en el tema, el muy notable Robert Wise, que además añade a su filme una exquisita banda sonora que enmarca a la perfección el mundo que se presencia.

       


El filme inicia con una advertencia del que genera la historia, un reportero ganador del premio Pulitzer, Edward S. 'Ed' Montgomery. Vemos rápidamente a Barbara Graham (Hayward), después de haber trabajado, con un cliente, pronto irrumpe la policía, acusando al sujeto de transporte ilícito de mujeres, pero ella, libra al individuo de responsabilidad. Luego, se reúne con sus amigos, Emmett Perkins (Philip Coolidge) y John R. 'Jack' Santo (Lou Krugman), ladrones y maleantes, que le piden sea ella su coartada para un robo que realizarán. Ella se va a casar por cuarta vez, y el elegido es un yanqui sin oficio ni beneficio con quien tiene un hijo, ella lo mantiene a él y a sus vicios. Su esposo desaparece, la policía lo busca por varios delitos menores, y ella emprende un viaje en bus junto a Emmet y Santo, pero la policía los intercepta. Se esconden en una casa, hasta donde llega un gran grupo policial, están atrapados, los tres son encarcelados. Detenida, se entera ella del robo y asesinato de una acomodada anciana, situación sobre la que si ella confiesa, será liberada. Barbara, ignorante al respecto, no dice nada, y es enviada ya a prisión definitiva. Allí es recluida por falsificación y fraude de cheques, pero repentinamente, se entera que es acusada del asesinato de la mujer.




Ella no tiene coartada, y adentro, una supuesta amiga suya, afírmale que un conocido puede servirle como salida. Así, conoce al individuo, y fraguan una falsa historia para probar que no estuvo en el lugar indicado la noche en cuestión. Pero iniciado el juicio, el personaje es policía, y su intento de falso testimonio es usado en su contra. Bruce King (James Philbrook) es quien la acusa, implicado en el asesinato con sus dos falsos amigos, y ella es sentenciada a la pena de muerte, mientras la prensa está encima del caso todo el tiempo. Aparece entonces Montgomery (Simon Oakland), que pretende la exclusiva del caso. Solo dos personas la ayudan en los momentos difíciles, su genuina amiga Peg (Virginia Vincent), y el psicólogo criminal Carl G.G. Palmberg (Theodore Bikel), que sí la cree inocente. La apelación que hacen de su caso es denegada, Peg le lleva a su hijo, la fecha de su ejecución ya es conocida. Su única esperanza, Palmberg, fenece, Montgomery es quien le informa de todo. Se agotan los recursos, es trasladada a San Quintín, donde será ejecutada, un año ya ha pasado en medio de todo el ajetreo judicial, y se acerca la el momento fatal. En vano intentan apelar, su hijo será adoptado, y tras una falsa alarma de cancelación, finalmente Barbara es ejecutada en la cámara de gas.




La cinta del excelente director Wise tiene pasajes que la vuelven soberbia, que son un verdadero acierto por parte de su ducho y bien versado realizador. Y esto se plasma desde el comienzo con ese frenético y más que adecuado inicio, descomunal la apertura del filme con la música idónea, un desfile sonoro de jazz, sin palabras, una sección expositiva de alcohol, bohemia, drogas, marihuana, severa secuencia que retrata todo el desenfreno y la bohemia de un mundo aparte, un mundo que se rige por reglas propias. Esta naturaleza auditiva tiene en esos instantes iniciales sin duda su expresión más poderosa y extendida, con la frenética trompeta de Art Farmer que no se detiene, además del sax de Gerry Mulligan, ambos se combinan para generar movimiento y dinamismo. Pero además de la secuencia referida, será un permanente acompañamiento, no se detendrá, durante la primera mitad del filme especialmente, por supuesto, retratando el mundo marginal y suburbano, pero muy divertido, de la desgraciada fémina y de sus camaradas, ellos viven al límite, y viven bien. Es ese uno de los mayores aciertos del director, uno no se podía imaginar mejor música para retratar y enmarcar esos instantes. El mundo marginal de los que viven al margen de la ley, que han vuelto eso su estilo de vida, libertinaje y delitos, entre los que se mueve la protagonista, indomable mujer, la prostituta que está hecha para ese mundo, se desenvuelve como pez en el agua. Ella es indomable, asertiva, recia mujer de la calle, fogosa en sus asuntos, nadie la pisotea, es ella quien pisotea a los demás con su intensidad; empero, cándida es para otras cosas, casándose por cuarta vez, inevitablemente se relaciona con seres ínfimos, ladrones y gente de mal vivir, un gandul yonqui es su cuarto esposo y padre de su hijo.





La indomable mujer de pronto se ve envuelta en kafkiano embrollo, inverosímil desgracia en la que se sume justamente debido a sus bajos camaradas, despreciables malandrines que terminan por sumirla en la más indecible pesadilla. Barbara es, como ella misma dice, culpable de muchas cosas, de muchos delitos menores, pero jamás de asesinato. Traicionada por sus ruines camaradas, ella se verá maniatada por un sistema judicial que es inepto, que es manipulado, estará sola, atrapada sin salida, primero privada de su libertad, luego, de la vida. Y claro, la actuación de Susan Hayward bien vale el reconocimiento que se le dio, el por entonces valioso y decente Premio de la Academia, entregado por su memorable actuación, recia, resoluta, indómita y asertiva, excelente encarnando el carácter indomable de Barbara Graham, que se vuelve figura pública, que nunca cede, excepto cuando ya la pesadilla se vuelve terminal, y la muerte viene a tocarle la puerta. Su actuación es excelente, genuina, intensa, apasionada, con una actitud socarrona y ganadora, ella es fogosa, recia, hasta el final, hasta, y claro, que la pesadilla comienza, sólo entonces cede. En ese sentido, vuélvese el personaje complejo, pues su completa amoralidad y falta de respeto absoluta por las reglas y estándares sociales la pueden volver indeseable y execrable para muchos, pero no por ello es digna de ser liquidada arbitrariamente; de esa forma invita al espectador pues a tomar bando en la situación, mientras ella se debate entre la vida y la muerte, maniatada completamente, quedando por cierto el detalle de su gusto musical, siempre cargando sus long plays de jazz, y escuchando la animada música durante su enclaustramiento. De esa forma, cual estupenda historia del prodigioso Edgar Allan Poe, se representa la ineptitud completa policial en sus pesquisas, alguna fuerte imagen de la ejecución se muestra, y se arruina la vida de una mujer, inocente, un caso verídico que vemos retratado a través de los escritos y recopilaciones del ganador del premio Pulitzer, Edward S. "Ed'" Montgomery, quien asegura haber realizado el trabajo con la mayor verosimilitud posible. Agradable y perdurable ejercicio el del gran Robert Wise, digna cinta de verse y disfrutarse.







Una diosa la oscarizada Hayward.

7 comentarios:

  1. como encuentro la pelicula compleat
    agradeceria la informacion recibida

    ResponderEliminar
  2. HOLA NECESITO SABER DONDE PUEDO VER LA PELICULA SUBTITULADA

    ResponderEliminar
  3. HOLA NECESITO SABER DONDE PUEDO VER LA PELICULA SUBTITULADA

    ResponderEliminar
  4. Vi esta muy buena película, de un intenso y fuerte contenido y dirigida por ese gran director que fue Robert Wise, en mi adolescencia. Cuánto daría por verla nuevamente y si es con subtítulos en español, mejor. Gracias Edgar.

    ResponderEliminar
  5. Vi esta muy buena película, de un intenso y fuerte contenido y dirigida por ese gran director que fue Robert Wise, en mi adolescencia. Cuánto daría por verla nuevamente y si es con subtítulos en español, mejor. Gracias Edgar.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti por apreciar el trabajo realizado.

    ResponderEliminar
  7. Vi dos veces esta película y si pudiera la volvería a vera a ver es buenisima,muchas gracias por este trabajo, excelente.

    ResponderEliminar

Posicionamiento Web Perú