viernes, 10 de febrero de 2012

Los Girasoles (1970) - Vittorio De Sica

De Sica dirige uno de las grandes historias de amor italianas, con una de las grandes parejas de esa nación, Sophia Loren y Marcello Mastroianni, soberbio dúo, dos grandes superestrellas que más de una vez compartieron pantalla, dirigidos por diferentes realizadores, pero con un resultado similar a menudo, logrando una excelente representación de una de las parejas italianas más célebres de las últimas décadas. En esta entrañable historia amorosa, el final feliz no será quien termine coronando a la cinta, pues un elemento, ya familiar para el cine de De Sica, la guerra, pondrá un obstáculo insalvable para un amor que parecía capaz de superar cualquier cosa. Esta es la historia de un soldado italiano, Mastroianni, que tiene un intenso romance con Sophia Loren, recia mujer napolitana, y durante la Segunda Guerra Mundial, habiéndose aliado Italia con Alemania, realizan el ataque a Rusia, siendo, como es sabido, vapuleados por los rusos en el enfrentamiento, y esto trae como resultado que el soldado se quede en Rusia durante años, alejándose de su amada. La Loren, que se erige en protagonista central de la película, se luce en el papel de la recia y determinada italiana que es capaz de cruzar miles de kilómetros para buscar a su esposo, pero que se dará con una sorpresa que pondrá fin a su felicidad, en uno de sus mejores y más logrados papeles, que alimentan esa chapa suya de mujer intensa a más no poder. Mastroianni también ofrece una actuación destacable, acorde a su categoría, mucho más introspectivo, pero también intenso. Inolvidable película, en la que la pareja está excelente, trágico y triste relato donde no siempre un final color de rosa espera.

        


Tras la visión de un gran campo de girasoles, se nos muestra a una mujer que sufre por la ausencia de su esposo. Es Nápoles, y ella, Giovanna (Loren) espera a Antonio (Mastroianni), que se ha ido a la guerra a Rusia. Recuerda la mujer su amor, de jóvenes, ella, hija de un barbero, y él, electricista, mantuvieron una intensa y feliz relación, terminan casándose. Tratan de orquestar una mentira, de que él está loco, para excusarse de ir a la guerra, pero son descubiertos, y él enviado a Rusia. Termina la reminiscencia, ahora ella lo espera, la guerra ya ha terminado, los combatientes regresan, pero Antonio no. Uno de los soldados que vuelven le da razones de él, estuvieron juntos con una gran masa que se movilizó a través del hielo ruso, pero Antonio, herido de una pierna, finalmente cedió y se quedó en el gélido escenario. Allí lo dejó, cojo e inmóvil; los años han pasado ya, la atormentada esposa se decide y parte a Rusia, a buscarlo ella misma. Llega hasta los campos rusos, con ayuda de un intérprete inicia la búsqueda sin muchas esperanzas, pero de pronto, unas mujeres parecen darle razón de él, le indican una casa.




En efecto, en esa casa vive Antonio, vive ahí con su mujer y una hija pequeña. Su mujer lo rescató con sus propias manos de una muerte segura en el hielo; él, según su esposa, no tenía recuerdos de nada, por lo que ella lo cuidó y atendió. Cuando al fin aparece Antonio, ella lo evade, se retira en tren, y de regreso a casa, herida y destrozada, destruye todo lo relativo a él. Es así que cada uno sigue su vida, Antonio con su familia en Rusia, aunque parece pensar en Giovanna, y ella avanza, trabajando en una fábrica de maniquíes, con un hombre que la encuentra atractiva. Pasan los años de nuevo, Antonio la llama, desea verla, y no la encuentra en casa, ahora Giovanna está viviendo en Milán, con otro hombre, ya es tarde. Antonio no tiene a dónde ir, debe quedarse esa noche, y es entonces ayudado por una más que solícita mujer, una mujerzuela que le da alojamiento. Vuelve a llamar a Giovanna, y ella, esta vez, accede a verlo. Ya reunidos otra vez, después de tantos años, constatan que continúan amándose, pero las cosas vuelven su amor imposible, pues ahora ella también ha engendrado descendencia, tiene un hijo. Muy a pesar de ambos, él se va, en tren, mientras ella solloza inconsolablemente su partida.






Todo un clásico italiano, que tiene la particularidad de ser probablemente la primera cinta occidental que se rodaba en tierras rusas después del conflicto global que mucho incidió en la historia que se nos presenta. La historia toma lugar, y no es primera vez con De Sica, en Nápoles, donde se materializa un idílico escenario para la primera parte de la película, en la que se nos narra la forma cómo maduró y tomó fuerza el romance entre Giovanna y Antonio. Momentos en que todo era felicidad, y en que nuevamente De Sica nos da una visión del contexto de su tiempo, de su querido Nápoles, que es el escenario en el que vemos toda esa suerte de introducción a la historia, los amantes que conocen y consuman su pasión. Pero esa parte pronto termina, y no demora en iniciarse el verdadero drama, contrastan las iniciales imágenes con los flashbacks de la guerra, que sin ser demasiado explícitos o crueles, ya cambian la tónica de la cinta, y después, con las vastas locaciones rusas, sus grandes campos, campos de girasoles, el ambiente rural y suburbano ruso es el ahora escenario para la búsqueda incesante de Giovanna. La cámara por lo general se mantiene parsimoniosa, sin excesivos adornos ni movimientos, planos medios y ocasionales primeros planos que se fusionan con los más vividos momentos de sufrimientos en los personajes. Únicamente se observa cierto momento de descontrol en la cámara, correcto descontrol, en la agradable secuencia del enfoque a los interminables campos de girasoles, el vasto campo ruso, observado ciertamente desde el tren, a bordo del mismo, como si se viera todo con los ojos de Giovanna, una perspectiva que salta, se mece a ritmo del tren, observa en silencio los girasoles, el bello símbolo del amor truncado en Rusia, de la muerte y destrucción de la guerra.





Es un papel en el que la Loren se luce completamente, interpretando esos papeles que tan bien se le dan, mujer de férrea voluntad, ahora retrata inquebrantable resolución para encontrar a un esposo que jamás da por muerto, y su interpretación es de las mejores que se le ha visto. La secuencia donde llora desconsolada al descubrir la verdad, está llena de sufrimiento, está destruida emocionalmente, y sus lágrimas se sienten más intensas que nunca, el fuego de la actuación de la Loren, mujer del cineasta en la vida real por cierto, no solo descolla en las secuencias de sexualidad o de furia, sino también potencia el dolor que transmite cuando Giovanna sufre, uno de los papales en los que mejor se le ha visto al símbolo sexual latino. Matroianni, por su parte, también está remarcable interpretando al esposo Antonio, que se va a otro mundo, y literalmente, pues, sin recuerdos, está iniciando totalmente otra vida, ajeno a su pasado, perdido, con una mirada distante y pensativa, como si siempre hubiera sabido que Giovanna existía, es un sufrimiento intenso también, pero sin palabras, pero con una expresión del mismo más mesurada. Una de las claves del éxito de la cinta reside en esa igualmente exitosa pareja, la Loren y Mastroianni que desprenden un química que se siente genuina, una pasión, un fuego netamente italianos, primero el fuego de la pasión y la felicidad, da lugar al sufrimiento, al desgarrador drama, cuando un amor que parecía poder vencerlo todo, vencer la distancia descomunal de un país a otro, vencer la imposibilidad de encontrar a alguien un país tan grande como Rusia, finalmente tiene que ceder al tener ya familia ambos. Entrañable la historia de amor truncado por la guerra, la guerra que modifica destinos y vidas enteras, pone insalvable obstáculo a los amantes, y queda todo representado en los bellos girasoles, vistos al inicio, en el medio, y al final de la película, simbolizando ese puro amor, que se deformó y finalmente se arruinó debido a algo más fuerte que ellos, la guerra. Notables actuaciones y una notable dirección para una gran película dentro de la filmografía del gigante De Sica. 


     



10 comentarios:

  1. buen blog pero yo buscaba un resumen personal aun asi gracias

    ResponderEliminar
  2. Es curioso, creí que eso era justamente el contenido, breve resumen del filme aunado a opiniones y apreciaciones personales. Esa es la intención. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias por leerme y apreciar el trabajo realizado.

      Eliminar
  4. Excelente resumen de la película y muy buena descripción de los roles que interpretan estos dos grandes actores italianos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente son dos de los más grandes actores italianos. Gracias por tus palabras y por apreciar el blog.

      Eliminar
  5. Muy buena sinopsis, y un buen análisis de las actuaciónes, gracias!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por apreciar el trabajo realizado, es una cinta gigantesca.

      Eliminar
  6. Gracias por el análisis que has hecho sobre esta película, mi mama doce que es hermosa y ahora después de leerte me ha dado curiosidad verla. Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que la disfrutarás, es de lo mejor del cine italiano.

      Eliminar

Posicionamiento Web Perú