martes, 7 de agosto de 2012

Encadenados (1946) – Alfred Hitchcock


Hitch completaba ya seis años laborando en el por entonces competitivo y decente escenario de los estudios cinematográficos yanquis, con su habitual y prolífico estilo de trabajo, materializado había ya ciertos ejercicios, algunas obras mayúsculas, otras obras de mediano impacto, pero siempre ejercicios apreciables y rescatables. Enmarcado en 1946, año en que todavía estaba fresco el fenecimiento de la segunda guerra mundial, el cineasta nos adentra en la historia de una mujer, a quien, viviendo la desvergüenza de que su padre sea encontrado culpable de traición a la patria, USA, y condenado a décadas de prisión, se le pide que colabore en el desenmascaramiento y captura de un cerebro de los movimientos nazis en Brasil. Ella aceptará, más por estar enamorada del agente de inteligencia yanqui que se lo pide, y será el filme in recuento de las peripecias y vicisitudes de la pareja para maestralizar su relación, mientras lidian con peligrosas personalidades internacionales. Sin ser considerada convencionalmente una de las obras mayores de Hitchcock, tiene un sólido guión, una buena puesta en escena, además de un reparto estelar que brilla con luz propia, el británico se caracterizó pro trabajar siempre con lo mejores actores, y por dirigirlos bien, y esta no sería la excepción, Se contará con la hermosísima Ingrid Bergman como la mujer en medio de todo, que se enamorará perdidamente del agente Cary Grant, en excelente momento de su carrera, ambos terminan de dar forma a un notable ejercicio del maestro del suspense.

          



En Miami, Florida, Abril de 1946, un juicio se está llevando a cabo, en el que un individuo es encontrado culpable de traición a la patria, y condenado a 20 años de prisión; su hija, Alicia Huberman (Bergman), se aflige por esto. Luego, Alicia, en una reunión de amigos, conoce a Devlin (Grant), sujeto que la enamora, ella se pierde en nebulosa etílica, conduce ebria y a velocidad, Devlin se deshace con facilidad del agente de tránsito que los detiene, ella entiende que es policía. Él confiesa más que eso, pertenece a inteligencia yanqui, le propone que, por conocer directamente a un cerebro nazi en Brasil, colabore en su captura; Alicia, reacia inicialmente, termina accediendo al patriótico pedido. Conoce ella poco después a Paul Prescott (Louis Calhern), jefe de la operación, y de Devlin, con quien ella ya materializa idilio. El padre de Alicia se ha matado, la misión se acerca, Prescott confía plenamente en Devlin, pero éste, enamorado, comienza a dudar de si la Huberman estará capacitada para lograr éxito en la misión. Ella deberá acercarse lo más posible a Alexander Sebastian (Claude Rains), que antes estuvo de ella enamorado, estar cerca de él, conquistarlo, y obtener la mayor información posible. Y en efecto, se moviliza hasta Rio de Janeiro para localizarlo, algo escéptica al inicio, pero ya frecuentan, van a montar a caballo, comienza a ganárselo, siempre con Prescott y Devlin preparándola para los movimientos.






Alex presenta a Alicia a su madre, la señora Sebastian (Leopoldine Konstantin), al Dr. Anderson (Reinhold Schünzel), a Eric Mathis (Ivan Triesault) y a Emille Hupka (Eberhard Krumschmidt), todos camaradas suyos, y que presienten que algo se avecina. Alex advierte la atracción de Alicia con Devlin, y para contrarrestar, le propone matrimonio; ella, tras consultar con sus superiores, termina aceptando. Próximos a casarse, ella busca cada una de las habitaciones de su nueva casa, encontrando solo una con llave en poder de Alex, es la bodega de licores. En su fiesta de compromiso, ella consigue arrebatar la llave de la bodega a Sebastian, la provisión de champagne es providencial. Devlin se escabulle en la fiesta de la vigilante mirada de Alex, entra en la bodega, encontrando extraño polvo de un mineral en vez de champagne. Pero Sebastian descubre sus movimientos e identidad, y se lo informa todo a su rígida madre. Madre e hijo fraguan contra Alicia, la envenenan y debilitan, mientras el material en polvo es identificado como uranio. Devlin y Alicia son ya identificados por todo el grupo como agentes de inteligencia, él va a rescatarla temerariamente, encara y escabulle de todos, escapan, abandonando a Alex, que se enfrenta a Mathis y los demás, que lo eliminarán por su fracaso.







En el presente filme reaparecen los elementos que dan origen al clásico suspenso hitchcockiano y que se volverían recurrentes y constantes en la etapa norteamericana del gigante cineasta británico. Así, nuevamente una intriga internacional se vuelve meollo de las acciones, complots de un continente a otro, en este caso, y comprensiblemente con la guerra todavía fresca en las mentes de todos, el centro de lo expuesto se vuelve un complot nazi, un cerebro germano se encuentra dirigiendo esfuerzos para su partido desde Rio de Janeiro, y los agentes espaciales, las secretas persecuciones e intrigas, volverán a impregnar la obra hitchcockiana. Se configura así un muy correcto ejercicio de cine negro, el film noir del que Hitchcock fue un peculiar y estupendo exponente, con la oscuridad que impregna buena parte del filme, a las secuencias más importantes y centrales, que a menudo suceden de noche, siempre con el elegante blanco y negro, además de una impecable fotografía de Ted Tetzlaff, que le da mayor limpieza a las imágenes del británico. Consigue de esa forma generar un omnipresente y bien mantenido suspenso durante su filme, frenéticas situaciones plagadas de su suspense, con efectividad consigue que ni el ritmo ni la incertidumbre decaigan durante el metraje de su obra, generando ,de situaciones sencillas, ese ambiente de constante peligro, como la fémina ocultando la llave en sus manos, evitando que el esposo la encuentre, abrazándolo antes que éste la descubra, y el constante escape al escrutinio de éste en la fiesta con Devlin.





De esta forma, el constante suspenso no decae, la tensión no se disipa, se mantiene el pulso, siempre, se uniformiza el relato, realza el filme, siempre el frenetismo de la persecución, y siempre se extrae intriga y suspenso de situaciones sencillas, de detalles sin mayor complejidad, lo que lo hace más digerible, mientras el romance de la estelar pareja se va solidificando. Otro santo y seña del realizador, infaltable en toda obra suya, es el trabajo de cámara, tan inteligente como de costumbre en el presente filme, con sutiles travellings que se deslizan por los escenarios, siguiendo la acción, dinamizando la narración y dotándola de mayor unidad y concisión en una estructura más intacta. En esta oportunidad asimismo, Hitchcock da preponderancia e injerencia poderosas al romance que se representa en el filme, que también se vuelve uno de los hilos principales de la narración, uno de los más sensibles trabajos del director para retratar el romance internacional, el agente de inteligencia yanqui que enamora y se enamora de la mujer hija del traidor a la patria, su romance pone en perenne peligro no solo su misión, sino sus propias sus existencias. En ese sentido, necesario es hablar y ensalzar a los actores, autores del romance al que no pocas secuencias dedica el director, aprovechando bien la química de un Cary Grant en excelente momento de su carrera, en apogeo físico y artístico, todo un emblema el mítico galán de la cinematografía yanqui, que corteja a otro mito de el ecran norteamericano, Ingrid Bergman, que combina como pocas actrices belleza descomunal y talento equiparable, también en la cresta de la ola, compela una dupla de ensueño con Grant, ambos notables e impecables en sus encarnaciones. Se configura así un buen ejercicio de Hitchcock, naturalmente se puede ver opacado tratándose de un cineasta que tan magnos ejercicios supo materializar, pero siempre queda la agradable sensación que produce un filme realizado con toda la maestría del gran Hitchcock.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Posicionamiento Web Perú